martes, 22 de noviembre de 2016

Series Basadas En Libros #6: Jane Eyre (2006)

En una entrada anterior os hice una reseña del libro de Jane Eyre, un libro que me gustó tanto que decidí ver la miniserie y hoy vengo a hablaros justo de ella. Aunque hay más de una versión de esta obra, yo preferí ver de nuevo la adaptación del 2006, pero no descarto ver las otras en algún momento dado.

Jane Eyre


A la pequeña e inocente Jane no le queda nadie en el mundo que la quiera. Sus padres murieron mucho tiempo atrás y su tío, el único pariente que la apreciaba y que la acogió en su casa cuando se quedó huérfana, también sufrió ese trágico destino. Desde entonces, su vida ha sido un infierno pues la familia de su tío la desprecia: sus primos la maltratan y su tía, ahora responsable del cuidado de la niña, es incapaz de soportarla. Con el único propósito de deshacerse de Jane, su tía decide internarla en el colegio Lowood, una institución que se convertirá en la salvación de Jane y que le permitirá entrar en Thornfield, propiedad del enigmático señor Rochester. Sin embargo, a pesar de la felicidad que allí pueda encontrar, un misterio oscuro y peligroso habita en la mansión y amenaza con destruirlo todo a su paso.

Esta miniserie, que adapta uno de los libros más emblemáticos de Charlotte Brontë, fue lanzada por la BBC en el año 2006 y se encuentra dividida en cuatro episodios, cada uno de los cuales dura, aproximadamente, una hora. Dentro del reparto de actores se encuentran Ruth Wilson como Jane Eyre, Toby Stephens en el papel de Edward Rochester y Georgie Henley que interpreta a Jane Eyre de niña.

Como serie basada en un libro, es muy fiel a la historia original tanto en lo que respecta a ambiente y escenas como en personajes. Empezando por el entorno, nos encontramos ante una atmósfera cargada, lúgubre y con un claro predominio de los tonos grises y apagados que se ven acentuados no solo por ese clima nebuloso con un cielo en el que apenas se ve el sol o que, si se ve, brilla con muy poca intensidad sino, también, por el vestuario y el decorado. De hecho, la serie está ambientada de una forma tal que parece más antigua de lo que realmente es. Además, consigue transmitir ese halo de misterio y oscuridad, de incertidumbre y temor que rodea toda la novela, así que en este aspecto han calcado lo que la autora describió.


En cuanto a las escenas que aparecen, el foco de atención de la serie es la estadía de Jane en Thornfield y su relación con el señor Rochester, pasando rápidamente las etapas referentes al colegio y a lo que ocurre mucho después, algo que no puedo especificar pues sería un spoiler para aquellas personas que no hayan leído el libro. Los momentos que han escogido son los que más pueden llegar a impresionar al espectador y son muy interesantes, llenos de emoción, sorpresas y ternura; también se juega con los flashbacks para contar ciertos acontecimientos que, por una parte, quedan bien y, por otra, ayudan a condensar la historia. Sí que es cierto que hay algunas licencias literarias, es decir, escenas que no se encuentran en el libro u otras pequeñas modificaciones, pero encaja todo a la perfección con la esencia de la obra y no son escenas que molesten. También es verdad que las escenas finales de cada capítulo están muy bien escogidas porque son claves y siempre hacen referencia a un proceso de cambio.

Por último, hablemos de los personajes. Jane Eyre es una protagonista fuerte, imparable y muy independiente, no duda en decir lo que piensa y posee el carácter propio de una mujer adelantada a su época. Debido a las circunstancias, ha madurado muy rápido y su pensamiento es muy lógico, incluso parece bastante estricta al principio. Sin embargo, se produce un cambio en ella y acaba mostrando sus emociones. Por su parte, el señor Rochester se nos presenta como un hombre misterioso y bastante huraño, con un humor de lo más ácido e irónico. Tiene un pasado triste y oscuro que lo atormenta y que le da ese aire tan taciturno, pero es muy fácil cogerle cariño. La relación que hay entre ambos es preciosa, no es idílica ni peca de ñoña, simplemente se quieren, se complementan y se entienden.


Tampoco nos podemos olvidar del resto de personajes que aparecen a los largo de los capítulos y que también aportan su granito de arena a la trama. Entre otros tenemos a la cariñosa señora Fairfax (Lorraine Ashbourne), que aprecia mucho a Jane; a la detestable señora Reed (Tara Fitzgerald), que no siente ni una pizca de compasión por la protagonista; a Grace Pool (Pam Ferris), una enigmática empleada; y a St. John Rivers (Andrew Buchan), un hombre muy práctico que le hará una oferta peculiar a Jane.

En general, todos los personajes están muy bien caracterizados y planteados; han sabido absorber y trasmitir las diversas personalidades que Brontë plasmó en su obra. Las interpretaciones son de sobresaliente, en especial las de Ruth y Toby en sus papeles de protagonistas porque realmente ves a Jane y al señor Rochester, en sus expresiones faciales, en su forma de hablar y de moverse.

Solo me falta por añadir que me ha encantado volver a ver esta adaptación y revivir la emoción de Jane Eyre. Creo que he podido apreciarla mejor esta vez ya que me leí el libro hace unos meses y me he dado cuenta de lo bien hecha que está. Reconozco que me hubiera gustado que Lowood tuviera un poco más de protagonismo en la serie, pero entiendo que de algún sitio se tiene que recortar y el trabajo que hay detrás es increíble. Esta serie queda recomendadísima

2 comentarios:

  1. ¡Una de mis series favoritas de todos los tiempos! Ni qué decir del libro, por supuesto, que está en el primero puesto compartiéndolo con OyP y NyS (y seguro que con más obras a medida que las vaya leyendo). Muy buena entrada como siempre.

    Un beso XoX

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Y como siempre, tus comentarios consiguen sacarme una sonrisa de felicidad. Aish es que son tan maravillosos esos libros que tienen que compartir puesto.
      Un beso :)

      Eliminar

Gracias por tu comentario!!!!