jueves, 9 de febrero de 2017

Mis Peores Lecturas Del 2016

De todos los libros que leí el año pasado, solo dos de ellos me decepcionaron hasta tal punto que han terminado en esta lista de peores lecturas. Por supuesto, estas son mis opiniones y no tienen que coincidir con las vuestras, así que espero que nadie se sienta ofendido por lo que voy a decir porque, al fin de cuentas, cada cual tiene sus gustos. 

1. Harry Potter And The Cursed Child de Jack Thorne y John Tiffany.


Llegado a este punto y con lo que he comentado en varias ocasiones, creo que a casi nadie le va a sorprender que el puesto número uno lo ocupe Harry Potter y el Legado Maldito, el cual se ha consagrado como uno de los perores libros que he leído en muchos años. Empezaré diciendo que el que no me gustase no tuvo nada que ver con que fuera una obra de teatro, no es la primera que leo ni será la última y, además, soy de esas personas que creen que no importa el formato en el que escribas una historia siempre y cuando sepas hacerlo. Lo que me pasó con esta obra fue que tenía unas expectativas altísimas, estaba tan entusiasmada que ni siquiera pude esperarme a que saliera en español y cual fue mi sorpresa cuando, al empezar a leerlo, me encontré de lleno con una especie de fanfic en el que habían pegado un montón de escenas para generar nostalgia en el lector. No voy a negar que el primer acto consiguió emocionarme, ese reencuentro con el mundo de Harry Potter, los personajes, el andén, Hogwarts, etc., todo eso me gustó mucho. Pero a medida que avanzaba, los personajes dejaron de convencerme porque no eran ni la sombra de lo que fueron; entiendo que las personas cambian, pero es que no veía nada del espíritu que J. K. Rowling les dio a lo largo de 7 libros, parecían caricaturas: Harry no era más que un tirano, Ron quedó reducido a un mero bufón cuando en los libros tenía un humor muy natural, la personalidad de la profesora McGonagall inexistente y la fuerza de Ginny desapareció (de hecho, la podrían quitar de la historia y no se notaría la diferencia). En cuanto a los nuevos personajes, el único al que adoré fue a Scorpius por saber aguantar el tipo y por esa personalidad tan encantadora. Respecto a la trama, para mi fue un sinsentido, una secuencia de acontecimientos sin lógica ni razón y con un giro para nada creíble. Eso sí, le doy un 10 en marketing porque se lo merece.

2. La Cosa Más Dulce de Laura Lee Guhrke.


Esta novela, ambientada en el Londres del s.XIX, nos cuenta la historia de María, una joven de origen humilde cuyo único propósito en la vida es abrir una pastelería. Tras mucho esfuerzo y determinación, consigue su sueño pero no todo es de color de rosa y es que su vecino es ni más ni menos que Phillip, el marqués que la sobornó para que se alejase de su alocado hermano pequeño. Sin embargo, a pesar del rencor no pueden evitar que la atracción aflore entre ellos y bla bla bla, lo típico de estos libros. Lo más triste de todo es que apuntaba a maneras porque la protagonista era diferente, luchadora, fuerte y adelantada a su época, me estaba gustando muchísimo hasta ese fatídico final. Solo una frase, una triste y misera frase y la personalidad de María queda aplastada, reducida a cenizas. La autora se molestó en crear a una mujer capaz e independiente para luego someterla bajo el yugo masculino y por voluntad de la propia María, haciendo que él parezca el hombre más liberal y comprensivo del mundo. ¿Por qué?

Y hasta aquí mis peores lecturas del 2016. De nuevo, que nadie se moleste ni se sienta ofendido por lo que he escrito y si queréis debatir cualquier punto, no olvidéis dejar un comentario y con gusto os responderé. ¿Cuáles fueron vuestras peores lecturas del año pasado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!!!!