lunes, 8 de octubre de 2018

Miss Potter

Uno de los aspectos más interesantes de los period dramas es el retrato que hacen de cualquier época mediante historias de todo tipo, ya sean de comedia, drama, terror o romance, entre otros géneros. Sitúan al espectador dentro de una sociedad pasada y les muestra sus costumbres, sus ideas y sus conflictos a medida que la trama se desarrolla y los personajes dialogan unos con otros. La película que ocupa la entrada de hoy cumple con esos requisitos, adentrándonos en el mundo literario y social de principios del siglo XX.


Miss Potter es un drama biográfico que nos narra la vida de la escritora e ilustradora de cuentos infantiles Beatrix Potter, creadora del conocido personaje Peter Rabbit, y nos muestra sus progresos literarios, así como los desafíos a los que debe enfrentarse en su vida diaria como mujer de clase acomodada que, pasados los treinta, sigue soltera y sin intención alguna de cambiar ese estatus. 

La película arranca en el preciso momento en el que Beatrix, interpretada por Renée Zellweger, se reúne con los responsables de la editorial de Harold y Fruing Warne, sintiéndose ilusionada por la gran oportunidad que se le presenta. No obstante, el detenimiento con el que los dos hombres analizan su obra y las expresiones de sus rostros mantienen en vilo a la artista, que se teme un rechazo inminente. Preparada para el golpe que va a recibir, mayor es su alegría cuando le comunican que publicarán su libro. Las expectativas de éxito que auguran Harold y Fruing son completamente nulas, pues no aprecian ningún signo de calidad en la obra presentada, y solo la aceptan para encargarle una tarea a su hermano menor, Norman, que está deseando trabajar con ellos. Mas Beatrix, ajena a los pensamientos de los editores, está dichosa por su logro y espera con ansias comenzar con la edición de su adorado libro. 

Su posterior entrevista con Norman, al que interpreta Ewan McGregor, le revela las verdaderas intenciones de los hermanos Warne. Pero las ideas del caballero sentado frente a ella la sorprenden gratamente y se hace patente que ambos comparten esa pasión por el proyecto en cuestión. Bajo la atenta mirada de su cuidadora y la desaprobación de su madre por el camino que está tomando su única hija, Beatrix ve con renovada ilusión como su pequeña creación va tomando cuerpo poco a poco hasta tener un ejemplar en sus manos. Satisfecha por ver su sueño cumplido, no da crédito al triunfo de su cuento y descubre con entusiasmo que más ideas pueden salir a la luz. Al mismo tiempo, una relación imprevista empieza a surgir entre ella y Norman, un amor cuyo destino está marcado desde el principio.

A pesar de la relevancia de la interacción de la parejano estamos ante una comedia romántica o una historia centrada en exclusiva en el amor. La película nos guía a través de las experiencias de la autora, viendo el mundo que la rodea desde su punto de vista, con sus dificultades y alegrías. Es una mujer que lucha por encontrar su lugar, que tiene una imaginación desbordante y que siente verdadero afecto por los personajes que inventa. De hecho, para ella son sus amigos y habla con ellos, son seres vivos reales que pueden moverse a su antojo y que traspasan el papel. Esto llena la trama de un toque mágico e infantil que dice mucho de la personalidad dulce de Beatrix. También podemos ver los constantes desacuerdos que tiene con su madre, que no aprueba las elecciones de su hija, que percibe su obra como una auténtica pérdida de tiempo que le impide alcanzar las metas que ella considera importantes, es decir, casarse con un hombre respetable y tener hijos. Es el reflejo de las ideas opresivas que seguían imperando en determinados círculos sociales y es un aspecto perfectamente representado en la película.

Sin embargo, el carácter que poseía esta escritora era totalmente opuesto al de su progenitora, por lo que se puede apreciar en los fragmentos que componen esta biografía. Se nos presenta a una mujer determinada, fuerte e independiente, que se mantiene estoica ante las críticas y que sigue adelante aunque traten de impedírselo. Asimismo, vemos una capacidad innata para imaginar e inventar historias, tanto de adulta como de pequeña, transmitiendo su lado más dulce y conmovedor, y somos testigos de la manera en la que determinados acontecimientos afectan su creatividad hasta empañar su obra.


Desde luego, Renée Zellweger está soberbia en su papel de Beatrix; su expresividad es perfecta para demostrar todas las facetas de la persona que está interpretando. Actúa con naturalidad y elegancia, empleando su voz y su rostro para enfatizar las emociones del personaje, sin llegar a caer en la gesticulación exagerada. Los mismos calificativos podrían aplicarse a la interpretación de Ewan McGregor, al cual le queda como anillo al dedo hacer de caballero inglés. Las actuaciones de ambos se complementan y consiguen que resulte creíble la relación que se forma entre sus personajes. 

La película posee una atmósfera tierna y es visualmente preciosa. La mezcla de la realidad con la fantasía, otorgándole vida a los animales que Beatrix dibuja, no desentona en absoluto con la esencia de lo que está narrando. Es más, diría que es un elemento que nos permite analizar y comprender mejor la mente de la autora y observar con facilidad su visión del mundo. Además, el empleo de la luz y los colores es brillante; ambos ensalzan ese sentimiento de calidez y esperanza que rodea la historia.

Entre lo que atrapa la trama y que la película apenas dura una hora y media, os aseguro que se hace muy corta. A pesar de las licencias que tiene, el alma de esta maravillosa autora está muy bien escenificada y te deja con una sensación muy agradable y una sonrisa en los labios. Quizá algunos puedan pensar que la parte romántica es el foco de atención y que le resta importancia a lo demás (e igual tienen razón), pero para mí está todo magníficamente ensamblado y no peca de ser empalagosa en extremo. Si queréis adentraros un poco en la vida de Beatrix Potter y ver una película amena que retrata los convencionalismos sociales, la fuerza de la mujer, la literatura, el amor y la amistad, Miss Potter es un auténtico acierto.


3 comentarios:

  1. ¡Hola! Pues parece interesante y creo que podría gustarme así que la tendré en cuenta. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. La hemos visto y aunque coincidimos, creemos que quizá pasa muy por encima de temas importantes.
    Por cierto, muy buena crítica

    HemosVisto!

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la reseña. A mí me encantó la película :-)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!!!!